Parecería irresistible la tentación de pensar que el accidente aéreo del 27 de noviembre de 1983 en el que fallecieron los críticos Ángel Rama y Marta Traba, y los escritores Manuel Scorza y Jorge Ibargüengoitia tiene, en sí, alguna especie de sentido oculto en la compleja trama del pensamiento latinoamericano. Una especie de manifiesto existencial, o una performance trágica. Sin embargo, tomarlo como un gran gesto vanguardista, enfatizando su trascendencia, estaría dejando de lado algo ineludible de este acontecimiento, que es su carácter incidental. El documental de Javier Izquierdo se hace esta pregunta y se desarrolla sobre la fascinación que un hecho tan curioso como fortuito genera en quien se detenga a pensarlo.

Si algo conecta la tarea intelectual de los cuatro fallecidos aquel día es la pulsión utópica de encontrarle una coherencia ulterior a este territorio imaginado que es Latinoamérica. El documental, desde los procedimientos del montaje y la elocuencia críptica del archivo, se enfrenta con los límites autoimpuestos de este proyecto, el cual parece cada día de más difícil formulación. De ahí la variedad de sus materiales, que son entrevistas televisivas, fragmentos de diarios y de libros de teoría literaria, programas culturales de la televisión colombiana, pasajes de películas mexicanas, etc. El hilo conductor del film subyace como la urdimbre a la que en cierto momento se refiere Marta Traba: autónoma respecto a la forma. La película recupera sin lástima la dimensión anecdótica de nuestra existencia y nos recuerda la extrema humanidad de la muerte.

 

Entradas recomendadas