El mundo, tal y como lo conocíamos hace poco, cambió. Nos sobrepasa el consumo de imágenes, la tecnología y la información. En el último año, marcado por innumerables pérdidas humanas, nos preguntamos: ¿qué hacer? o ¿qué se debe cambiar para mejorar como sociedad?

Más allá de que la pandemia haya tocado nuestras maneras de entender el mundo, nos ha demostrado que debemos reforzar y trabajar en los vínculos cercanos y la construcción de una sociedad equitativa, empática y sensible: pensamientos y sensaciones que transmite el cine documental que se proyecta en el Festival Encuentros del Otro Cine, EDOC, desde sus inicios en el 2002.

Los EDOC han sido y son un espacio de encuentro de miradas y formas diversas de estar en este tiempo que es el nuestro. Han procurado espacios de discusión donde hemos aprendido a nutrirnos de otras realidades. Son, en alguna medida, el lugar que permite sostener, a través del cine, a una comunidad que necesita encontrarse e imaginarse individual y colectivamente. Los EDOC van más allá de consumir cine, se trata de un ejercicio de resistencia en común.

Un festival no es un gesto pasajero; nace con el sueño de un grupo de amigxs y lo sostienen personas que año a año lo piensan y están dispuestas a hacer lo necesario para que una programación de películas pueda ser mostrada al público. Celebramos estos 20 años de existencia de la mano de las y los espectadores que han sabido hacer de los EDOC un elemento de sus vidas; celebramos este aniversario conscientes del trabajo de las personas que se han atrevido a sostener esta iniciativa singular y decisiva no sólo para el ámbito cinematográfico. A todxs ellxs, gracias: compañerxs, colegas de enseñanzas, discusiones y malas noches… gracias a ustedes ya estamos pensando en la vigésima primera edición de los Encuentros del Otro Cine, este festival que siempre va contracorriente, pues esa es su naturaleza.

Entradas recomendadas