Edócfila incurable

Tengo una adicción insuperable desde hace 20 años. Al consultar el fenómeno con los especialistas después de no haber encontrado referencias en la Wikipedia, me dijeron que es una pasión-adicción benigna que se da sobre todo a nivel local, aunque sí se está observando una creciente incidencia internacional.  Los repuntes suelen darse en el mes de mayo. En los intermedios se presentan frecuentes flashbacks. El resto del tiempo, la aflicción permanece en estado latente. 

Como mi autodiagnóstico me había llevado a las mismas conclusiones, me quedé tranquila. Además sé de varias personas que presentan síntomas muy parecidos, quizás no desde hace 20 años y acaso menos pronunciados, pero definitivamente observables. Lo vuelvo a constatar año tras año durante los días en los que mi segundo hogar, eminentemente ubicado en el barrio quiteño La Floresta, se convierte en mi residencia principal. Entre compañeras de fortuna nos reconocemos con una mirada. Es esta mirada la que nos une.  

Con los años he aprendido a manejar mi pasión-adicción: les comparto mi experiencia: 

– Se comienza con un análisis que consiste en la revisión pausada de las categorías disponibles para poder componer el remedio más favorable del año en cuestión.

– Se pasa entonces a la elaboración de las recetas diarias evitando sobreposiciones que tienden a ser dolorosas. 

– Luego viene la compra, tema a veces complicado, porque el derecho adquirido con el pasaporte no garantiza que no se agote el stock. 

Las recetas diarias pueden y suelen ser alteradas, generalmente por recomendación de los co-apasionadictos. A veces se requiere también mayor tiempo entre las ingestiones para evitar empachos. El riesgo de sobredosis es mínimo, la satisfacción, insuperable. La pasionadicción en cuestión te alimenta con su exquisitez, te lleva por un sinnúmero de mundos y abre horizontes. Equivale a una terapia intensiva concebida para que sobrevivas el resto del año con estragos menores. El nombre científico es EDOCFILIA; la dosis anual es indispensable para mantener la salud mental y no caer en coma de abstinencia. Como afectada crónica agradezco al equipo de proveedores por su gran labor. Ni en las condiciones más adversas me han dejado sola. Investigan, analizan, gestionan, comunican, golpean muchas puertas, se desesperan por la falta de apoyo oficial, pero no claudican y nos proporcionan, año tras año, el remedio mágico. Bienvenidos al mundo de la EDOCFILIA.

Entradas recomendadas